domingo, 30 de abril de 2017

Canarias cuenta con 102.000 hogares con todos sus miembros en paro


El número de hogares con todos sus miembros en paro en Canarias se cifra en 102.000, según los datos del primer trimestre de 2017 facilitados por el Instituto Nacoinal de Estadística (INE), que muestran un descenso de un 0,49 % en respecto al trimestre anterior cuando había 102.500.
En relación al mismo trimestre de 2016, Canarias ha sido la única comunidad donde ha subido la cifra de hogares con todos sus miembros en paro, pues en ese periodo el número era de 98.100.
La cifra de hogares con todos sus miembros desempleados ha aumentado en el primer trimestre de 2017 respecto al trimestre anterior en doce autonomías y lo ha hecho especialmente en Baleares, con una subida del 36,61 % seguido de La Rioja (22,41 %), Asturias y
Murcia, ambas con incrementos del 14 %.

viernes, 28 de abril de 2017

La vida militante no es difícil

El proximo sabado nos reuinimos los amigos de Trini en la parroquia de S. Marcos para recordarla en una Eucaristía.

600.000 euros de sobresueldos en Sanidad

Pacientes esperando para consulta en un centro de salud.
Los gerentes y directivos de los hospitales públicos y áreas de salud de Canarias recibieron este mes junto a su sueldo ordinario, un complemento por productividad variable por cumplimiento de objetivos. La Consejería de Sanidad repartió 592.298 euros en las nómina de 111 cargos, unos pluses económicos que entrega al personal directivo en función del porcentaje de cumplimiento de los objetivos marcadas por cada centro sanitario.
Las retribuciones variables de los gerentes alcanzan hasta 13.000 euros, los directores 11.000 y los subdirectores 8.000, dependiendo del hospital y de la gerencia en la que desempeñen su labor directiva y el porcentaje de logros obtenidos. Este mecanismo premia la consecución de objetivos asistenciales y presupuestarios, que se recogen en cinco puntos: la adecuación presupuestaria, la integración de los sistemas de información, el uso racional del medicamento y control de la prestación, mejora de la eficiencia y la adecuación de los tiempos de espera, reza la resolución del director del Servicio Canario de Salud, Conrado Domínguez.
El Insular-Materno Infantil de Gran Canaria es el hospital que mayor grado de consecución de objetivos asistenciales y presupuestarios alcanzó el 90,50% y sus 16 cargos se han repartido 127.085,74 euros, seguido del Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín (82,55%) en el que sis 20 directivos cobrarán 119.348, 59 euros, La Candelaria (78,75%) con 114.498 euros, y el Universitario de Canarias (75,10%) con 119.348 euros.

miércoles, 26 de abril de 2017

lunes, 24 de abril de 2017

“Tengo miedo de volver al Congo, allí te matan y desapareces como una mosca”

“Es duro vivir sin familia, sin trabajo y sin papeles”, repite la mente de Lucien (nombre ficticio) cuando su cabeza consigue dejar de hacer cálculos para llegar a fin de mes. Este congoleño abandonó su país en 2010 huyendo de las consecuencias de la guerra y del temor a acabar formando parte de una estadística que cifra en más de cinco millones los muertos en el conflicto del Congo. Tras pedir protección internacional, el Gobierno de España le ha denegado la condición de refugiado. Ahora vive en Fuerteventura donde asegura tener miedo de volver a su país. “En el Congo te matan y desapareces sin nada, como una mosca”.
La República Democrática del Congo es un país rico en minerales (cobre, manganeso, oro, diamantes y, sobre todo, coltán con el que se fabrican los móviles que Europa lleva en sus bolsillos). Tiene una población que supera los 77 millones de habitantes, un pasado de muertes y guerras, un presente de hambrunas y violaciones a los derechos humanos y un futuro difícil de escribir.
El filósofo y revolucionario Frantz Fanon afirmó que el mapa de África tiene forma de revólver y Congo es el gatillo. Ese gatillo empezó a apretarse con insistencia en 1996. Dos años antes, el mundo se avergonzaba del genocidio perpetrado a los tutsis en la vecina Ruanda y millones de hutus se desplazaban hacia el Congo huyendo de una posible revancha.
Lucien era un joven que vivía en el barrio de Masina, en la capital de Kinshasa, cuando el Zaire fue rebautizado como República Democrática del Congo. Vio cómo se precipitaba la caída del dictador Mobutu y tomaba posesión Laurent Kabila con promesas de libertad. También asistió a una guerra civil con millones de muertos en un conflicto que llegó a involucrar a seis países de la región.
Sus padres representaban las dos caras de la moneda. Su madre era ruandesa, de origen hutu, y su padre congoleño. A pesar del descontento de la familia paterna, contrajeron matrimonio. De la unión nacieron tres hijos: Lucien, el mayor, y dos hijas más. Fueron felices hasta que empezó a arder la guerra y los vecinos a recordar el origen ruandés de la mujer.
En 1998 se respiraba el odio racial en las calles y en las casas la guerra dejaba cortes en el suministro de agua y luz. Un día, sin electricidad para poder moler el maíz, la madre de Lucien salió en busca de un molino a casa de unos conocidos. En la calle se encontró con disturbios entre militares y rebeldes y con un joven del barrio que delató su origen ruandés. Minutos después, la mujer moría molida a palos.
Con 19 años, el congoleño enterró a su madre y comenzó una nueva vida junto a su padre y sus hermanas en el barrio de Lemba-Matete. “Vivir sin ella era difícil. Mi padre iba a trabajar y había días en los que yo no podía ir a la universidad, donde estudiaba Informática, porque me tenía que quedar cuidando a mis hermanas”, recuerda.
Tras terminar los estudios de Informática, recibió la llamada de la fe y entró en una congregación religiosa dispuesto a convertirse en sacerdote y servir a Dios. Esa búsqueda de Dios le llevó primero a la misión de los Hermanos de Caná y, más tarde, a la de Hijos de la Inmaculada Concepción donde estudió Filosofía.
En casa, su padre intentaba superar la muerte de su mujer. La pena y el deterioro de salud acabarían produciendo su fallecimiento por un infarto en 2010 y convirtiendo a Lucien en el cabeza de familia. “Cuando murió me quedé como responsable de mis hermanas y pedí a la congregación poder acogerlas allí algún tiempo”, explica.
Los responsables dieron el visto bueno y poco después sus dos hermanas se instalaron en las habitaciones de la congregación. Los supuestos tratos de favor no tardaron en producir el malestar y la envidia entre los sacerdotes. Alguno de ellos acabó traicionándolo. “Alguien fue a denunciar a la Policía que yo era hutu de Ruanda y dijeron que estaba albergando a mis paisanos”, recuerda.
“Desde agosto estoy buscando, pidiendo, rogando un contrato para solicitar el arraigo social”, comenta mientras no oculta su miedo a ser expulsado
Lucien trató de convencer a la Policía de que aquellas dos jóvenes eran sus hermanas y vivían con él tras quedarse huérfanas. El joven insistía en explicarse: “una cosa es que seamos de origen ruandés, pero no somos rebeldes”. Sus explicaciones no evitaron que la situación se complicara. Finalmente, sus superiores religiosos le aconsejaron salir del Congo y evitar una posible muerte en manos de los tutsis. Desde Fuerteventura insiste: “allí no hay justicia, te matan como un perro y desapareces”. Hizo las maletas y una noche de 2011 huyó al Congo Brazzaville. Allí consiguió un visado que le abrió las puertas a su nuevo destino: Guinea Ecuatorial. En el país africano le esperaban un grupo de sacerdotes. Nada más aterrizar llamó a sus antiguos compañeros del Congo. Estos le contaron que sus hermanas habían sido trasladadas a un centro de acogida. Anotó el número y llamó. Al otro lado del teléfono, alguien le comentó que las jóvenes habían salido con unos amigos y que no habían regresado más.
Desde entonces, no ha sabido nada de sus hermanas. De vez en cuando llama a amigos y conocidos del Congo en busca de información sobre su posible paradero. No se cansa de buscarlas y asegura de forma tajante que “una persona no puede estar sola en el mundo”.
En Guinea Ecuatorial empezó a ganarse la vida dando clases de francés a los trabajadores de una empresa brasileña. Vivió durante un año y medio en el país hasta que los comentarios sobre su origen hutu empezaron a circular por la zona.
Lucien afirma que “en los países de África siempre hay miedo”. Por ese miedo decidió volver a hacer las maletas y viajar a España. “Sufrí acoso y episodios de odio. En Guinea había ataques cuando había reuniones de congoleños y también cuando ocurrían enfrentamientos en Congo”. Según él, la excusa que daban los congoleños era: “Los ruandeses nos están matando allí y nosotros tenemos que matar a los ruandeses en cualquier sitio que estén”.
Llegada a España
Los sacerdotes le consiguieron un visado, que aún guarda en su cartera, y en octubre de 2012 llegó a Madrid. Un conocido guineano le esperaba. Días después, este viajó a Fuerteventura por motivos de trabajo y no tardó en convencerle de las oportunidades laborales en la isla.
Su intención no era quedarse en España sino pasar un tiempo aquí hasta que mejorara la situación en Congo. Lejos de mejorar, empeoraba y el tiempo corría en su contra. Finalmente, decidió pedir asilo en julio de 2013. La solicitud se admitió a trámite y consiguió una tarjeta roja que también guarda en su cartera donde se lee “documento acreditativo de la condición de solicitante en tramitación de protección internacional”.
Lucien permaneció un año en uno de los pisos de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) de Las Palmas. Las oportunidades continuaban  cerrándose por lo que decidió regresar a Fuerteventura. En la isla había recibido formación en el sector de la hostelería y pensó que sus antiguos trabajos en el sector podrían servirle de carta de presentación para conseguir un nuevo empleo.
En noviembre de 2015 recibió una llamada de Extranjería que le comunicaba que en las oficinas de la Policía Nacional le esperaba una notificación. Tras abrir el sobre, Lucien leyó que el Gobierno español le denegaba el asilo. Los argumentos que daban era que su vida no estaba en peligro al no haber guerra en la zona ni indicios de odio entre congoleños y ruandeses. Según la Comisión Española de Ayuda al Refugiado, 95 personas procedentes de República Democrática del Congo solicitaron asilo en España en 2016.
En su pasaporte sellaron una orden de salida obligatoria de España. Lucien asegura tener miedo de volver al Congo “con un gobierno que está matando a la gente, prefiero dormir en la calle que volver al país y arriesgarme a una muerte”, insiste.
Hace algún tiempo solicitó un recurso para conseguir el asilo. “Me piden que busque pruebas, pero cómo voy a hacerlo si no tengo dinero para pagar un abogado que investigue”, lamenta. Ahora se agarra a la única posibilidad para seguir en España: conseguir el arraigo social. A su favor juegan sus más de tres años en territorio español y en su contra no tener un contrato laboral. “Desde agosto estoy buscando, pidiendo, rogando un contrato para solicitar el arraigo social”, comenta mientras no oculta su miedo a ser expulsado.
En Fuerteventura vive de la bondad de los majoreros en una pequeña vivienda por la que paga 150 euros al mes. Su corazón se dispara cuando ve un coche de Policía. También cuando piensa que el próximo mes puede que duerma en la calle. “Estoy sufriendo con esta situación. Tengo salud para trabajar, lo que necesito es que me ayuden a conseguir un contrato”, repite en varias ocasiones.
Antes de regresar a su domicilio asegura que los majoreros se han portado bien con él. “En Fuerteventura no tengo nada, pero estoy en paz”. Apura el café y se despide recordando que sabe trabajar en muchos oficios.

sábado, 22 de abril de 2017

Dia contra la esclavitud infantil en Gran Canaria



Ayer centenares de personas de varios municipios de la isla se manisfetaron en la calle de Triana contra la esclavitud infantil en el mundo. Ha sido una semana con actos de denuncia contra las causas de la esclavitud infantil por buena parte de la isla, especialmente en el Norte, con diferentes actividades en los colegios e institutos para concluir en el dia de ayer con un festival contra la esclavitud infantil. Hubo musica canaria, canciones de denuncia, poesia y mucho entusiasmo por los niños que participaron en él. Seguidamente se tuvo la marcha solidaria por toda la calle Triana con momentos de silencio, de batucada y de mensajes explicativos. Al término de la misma se leyó un comunicado y se terminó con la oración ecuménica en los salones de la parroquia de San Nicolas.







jueves, 20 de abril de 2017

El IES Roque Amagro y el Colegio Jesús Sacramentado recordaron a Masih, símbolo de la lucha contra la esclavitud infantil

Con el descubrimiento de una placa, con un relieve en recuerdo de la figura del niño Iqbal Masih, símbolo en Pakistán y en el mundo entero por su lucha contra la esclavitud infantil, los IES Roque Amagro y Jesús Sacramentado se sumaron este miércoles a esta conmemoración del Día Internacional contra la Esclavitud Infantil en Gáldar promovida por el área de Solidaridad del Ayuntamiento de Gáldar y el Movimiento Cultural Cristiano.
En ambos centros Ulla Khan, destacado activista de esta causa, ofreció una conferencia sobre este drama de la esclavitud de niños y niñas en países empobrecidos del mundo y cómo podemos evitar formar parte de ello, y del enriquecimiento de empresas especialmente textiles que se benefician de esta mano de obra barata. Ambas charlas con la participación de los propios escolares interesados en colaborar con el fin de este grave problema en el mundo.
El alcalde de Gáldar, Teodoro Sosa Monzón y la concejal de Solidaridad, Ana Teresa Mendoza asistieron a ambas convocatorias y se sumaron a esta conmemoración, descubriendo junto a Ulla Khan y las directoras de ambos centros educativos, las placas en homenaje al niño Iqbal Masih cuya historia recuerda esta explotación infantil. Ambos quisieron dar testimonio de su apoyo a este día en el que aún es necesario denunciar la esclavitud infantil.

sábado, 15 de abril de 2017

Acompañan a las mujeres más invisibles de la sociedad

Ibón S. Rosales
 Basta con dar un paseo por la calle Molino de Viento, Pamochamoso o Ángel Guimerá para ver de cerca a las mujeres que ejercen la prostitución en la ciudad. Existen, están ahí, haciendo la calle, también en el Puerto, en pisos y clubes. ¿Por qué? ¿Cuál es su historias? ¿Quién las ayuda? El Centro Lugo lleva 27 años con ellas, con las mujeres más invisibles de nuestra sociedad.
El Centro de día Lugo nace en 1988 en la capital grancanaria para atender a mujeres en situación de prostitución. Dos trabajadoras sociales, una psicóloga, una administrativo, una limpiadora y 17 voluntarias conforman el centro, creado por Cáritas, que cuenta con financiación del Consistorio.
Suena el timbre, una mujer entra cansada tras una noche larga de trabajo y se encuentra con un recibidor y un sillón. Al fondo del pasillo huele a café y a dulces. "La cocina es el motor de la casa, desayunan y hablan entre ellas o con las voluntarias, les sirve como desahogo emocional", relata Idaira Alemán, coordinadora del Centro Lugo. "Es el espacio de desconexión, después pueden hablar con las trabajadoras sociales o con la psicóloga", añade. "Lo que piden cuando llegan al centro es empleo, también apoyo psicológico, gestiones de la tarjeta sanitaria, información y asesoramiento". En el centro no juzgan ni se posicionan con respecto a la prostitución: "Acompañamos a las mujeres en aquello en lo que quieran ser acompañadas, ellas establecen objetivos y toman las decisiones, nosotras intentamos que el camino sea la protección y la garantía de sus derechos". Pero es complicado que salgan de esa situación, sólo en 2016 atendieron a 610 mujeres en contexto de prostitución.

La mayor parte de las mujeres no tienen recursos económicos y sí cargas familiares que mantener, en la Isla o fuera. "Si por un servicio cobran 20 euros pero deben pagar la cama a 6 euros, más preservativos, lubricantes y agua... Se alimentan con la comida de vendedores ambulantes porque muchas no salen de su lugar de trabajo", relata Alemán. Ni comen bien, ni duermen bien. "A eso súmale llevar una doble vida, ser Carolina en la calle y María en la casa, viven con miedo a ser reconocidas", plantea. El apoyo está ahí pero sin recursos el cambio no llega. "No podemos ofrecer alternativas sino garantizamos una salida económica", admite la responsable.

lunes, 10 de abril de 2017

Un nuevo movimiento social denuncia las carencias que se soportan en el Sur

El Movimiento para el Pueblo, un nuevo colectivo social creado en diciembre en Arona, alerta del incremento de carencias en el municipio y en todo el sur de la Isla, poniendo el énfasis en la inseguridad, en la falta de limpieza, el pésimo transporte público, el tráfico y la escasez de viviendas para trabajadores.
“Este movimiento surge a raíz de la crisis económica vivida en los últimos años y sus 200 componentes luchamos por recuperar la calidad de vivida perdida”, con la intención de hacer entender a la clase política que ya está bien de que la sociedad canaria apechugue con la crisis y su bienestar se vaya al garete”, asegura Juan Luis Hernández, su presidente.
“Yo que llevo muchos años viviendo del turismo, no se puede soportar que con el número de visitantes que tenemos sigamos con tan elevado número de parados. No se puede seguir diciendo que los canarios no nos formamos, que somos tontos,que no estamos a la altura… Eso no es verdad”, señala Hernández, exmilitante socialista, que quiere dejar claro que “este movimiento no tiene color político, aunque, llegado el momento, si siguen sin hacernos caso, es posible que terminemos montando un partido político”, advirtió.
El Movimiento por el Pueblo está formado por 220 socios, con una directiva de 13 personas, que en lo que va de año se ha dado a conocer a los distintos ayuntamientos del sur de la Isla y con distintos portavoces de todos los partidos políticos. “Hay que mantener contacto periódicos con los ayuntamientos, porque son las administraciones más cercanas y las que son imprescindibles, no como otras que deberían suprimirse para evitar tanta maraña administrativa”, remarca Hernández, dejando caer que o bien sobra el Parlamento de Canarias a los cabildos, que “han sido una lacra para el Sur, como podemos ver con el mal llamado hospital de El Mojón, que sigue parado después de 22 años”.

jueves, 6 de abril de 2017

"Rezaré por el que me ha arrebatado a mi niña"

"Soy cristiana y rezaré también por el alma de quien me ha arrebatado a mi chiquitita". Estas palabras de Lidia Henríquez, madre de Yurena López Henríquez, la joven estrangulada presuntamente por Ayoze R. Gil el pasado viernes, sobrecogieron el ánimo de todos los asistentes a la misa funeral celebrada en la tarde de este miércoles en la basílica de San Juan. Acabada la función religiosa y con un templo prácticamente lleno, Lidia Henríquez sacó las fuerzas necesarias para leer unos folios cuyo contenido rezumaban dolor, pesar e incluso comprensión hacia la familia de Ayoze, al tiempo que, con voz entrecortada y lágrimas en los ojos, quiso seguir el consejo y la solicitud del párroco, José María Cabrera, de que no anide odio ni venganza por la vida de Yurena, violentamente arrebatada con solo 23 años.

Lidia Henríquez, acompañada en el primer banco por sus familiares, se dirigió a los presentes desde uno de los atriles del templo y sus palabras iniciales fueron un avance de lo que sería un discurso sobre el dolor, sobre la convicción de lo que significa para ella ser cristiana, sin arrojar ni malas expresiones ni malos deseos para quien fuera pareja de su hija Yurena durante los dos últimos años. En la misma línea que el párroco, agradeció el apoyo recibido, describió el sufrimiento que ha traído a su vida la tragedia vivida desde el viernes, pero también recordó que aunque hay una justicia terrenal, que se encargará de juzgar lo sucedido a su hija, también recordó que la verdadera justicia la imparte Dios y que el homicida tendrá que soportar para siempre las consecuencias de sus actos.
Rezará, dijo, por el alma de quien le ha arrebatado a su chiquitita, no albergará ni rencor ni deseos de venganza, y tendrá como uno de los mejores regalos de su vida, de lo mejor que le ha pasado, a sus dos hijas y a su nieto. Una intervención que realizó casi siempre con entereza, donde quiso que el concepto de la espiritualidad, de Dios, estuviese más presente que el de temporalidad terrenal y que concitó el interés de una audiencia que observaba cómo quien ha perdido a una hija intentaba mandar un mensaje de superación de las adversidades basado en unas creencias arraigadas en las entrañas.

martes, 4 de abril de 2017

EL MAGNATE EUSTASIO LÓPEZ Y LA RED DE PROSTITUCIÓN DE MENORES DE GRAN CANARIA

Por EUGENIO FERNÁNDEZ / CANARIAS-SEMANAL.ORG.-

 Eustasio López González, propietario de  Lopesan Hoteles, no es un empresario cualquiera. Con una fortuna estimada en unos 875 millones de euros, es actualmente el hombre más rico de Canarias. Sus apariciones públicas, junto  a otros  capitostes de la patronal isleña y sus representantes políticos, acostumbran a ocupar los principales espacios de los medios de comunicación del Archipiélago.
 Significativamente, estos mismos medios, beneficiados por las importantes inversiones realizadas por Lopesan en publicidad - abierta o encubierta - han sido mucho más "discretos"  a la hora de informar sobre la presunta implicación del magnate hotelero, como cliente, en la red de prostitución de menores conocida como '18 Lovas".
 La pasada semana, la información sobre el interrogatorio al que era sometido el jueves el magnate hotelero por parte de la Policía Nacional, en calidad de investigado, era adelantada por el diario derechista El Mundo bajo el titular "Interrogan al empresario más rico de Canarias por su relación con una red de prostitución de menores". El viernes, la prensa de la provincia oriental relegaba la noticia a las páginas interiores de sus respectivas ediciones, “olvidando” darle cualquier tipo de seguimiento en días posteriores.
 CHICAS POBRES Y SIN FAMILIA PARA EL DISFRUTE DE
MILLONARIOS
 Seguramente sería muy ingenuo suponer que algún hombre poderoso de Gran Canaria podría terminar en la cárcel como consecuencia de este caso. Y es que, si hoy  es ya una verdad asumida mayoritariamente que existe una “justicia” para los pobres y otra para los ricos – lo que equivale a constatar que no existe una verdadera justicia - las informaciones conocidas hasta el momento sobre la trama desmantelada también han vuelto a poner de manifiesto el carácter de clase que se encuentra casi siempre presente en las actividades “comerciales” de explotación sexual.
  Las conversaciones interceptadas por la policía al proxeneta Yino dejan en evidencia hasta qué punto las jóvenes pobres prostituidas se convertían en meros objetos para el disfrute de sus adinerados clientes.